Arabia Saudita: Reformas aumentan la incorporación de saudíes, incluso mujeres, al mercado laboral

Publicado el Por Arabia Watch (author), The Guardian (author), Benjamin Barthe (writer)

Lugar(es): ,

Compradoras en un supermercado en Riad. Nuevos cupos laborales exigen que los saudíes ocupen el 24% de la fuerza laboral de cualquier negocio. (fotografía: Hassan Ammar / Getty)
Compradoras en un supermercado en Riad. Nuevos cupos laborales exigen que los saudíes ocupen el 24% de la fuerza laboral de cualquier negocio. (fotografía: Hassan Ammar / Getty)

 

En lo que parece un supermercado normal, en una nave de 10.000 metros cuadrados y carros como cualquier supermercado, también hay un laboratorio, un lugar de innovación, donde un gerente inteligente se está aprovechando de los hábitos de los ricos, pero en la muy conservadora Arabia Saudita. Dado que el personal de 30 cajas ha sido reemplazado por hombres y mujeres saudíes, este supermercado, en las afueras de Riad, se ha convertido en un escaparate de los cambios que está llevando a cabo el reino.

No podemos dar su nombre, ni el de su gerente, la empresa ha puesto esta condición por temor a provocar una atención no deseada. Casi en ninguna otra parte del mundo, la contratación de personas locales en lugar de inmigrantes pasaría desapercibido, pero en un país donde las mujeres  no suelen trabajar fuera de casa y los hombres no suelen aceptar empleos de baja calidad, los cambios en la tienda son significativos, ellos revelan la tendencia del país a modernizarse poco a poco.

La ‘saudización’ del mercado de trabajo, ha sido una característica de la retórica del régimen durante los últimos 20 años, pero durante mucho tiempo no fue puesto en práctica, ¿para qué este tipo de reformas en una economía que produce casi 1 mil millones de dólares al día en petróleo?, los puestos de trabajo del sector privado fueron ocupados por extranjeros y para los ciudadanos saudíes se reservaban puestos en la administración y las altas esferas de los servicios, pero con la revolución árabe de 2011 la élite saudí recibió una llamada de atención.

El sector público ya no puede absorber a los 200.000 jóvenes que abandonan la universidad cada año y son protagonistas en una tasa de desempleo del 11,5%, ‘ Los sistemas de bienestar pueden funcionar en países pequeños como Qatar’, dijo un diplomático occidental que trabaja en Riad, ‘ pero es difícil en un país con una población de más de 20 millones de personas, donde tres cuartas partes de ellos son menores de 30 años’.  Sin los beneficios del petróleo, los costos serían inasumibles, ‘ los saudíes saben que están sentados sobre una bomba de tiempo’, dijo el diplomático.

Durante el 2013 el gobierno ha tomado varias medidas radicales; los inmigrantes indocumentados, más de dos millones, fueron deportados, lo que conllevó una carencia de mano de obra en sectores como la construcción.

Al mismo tiempo, el ministro de trabajo, Adel Fakeih, aceleró el proceso de ‘saudización’, por el que ahora las empresas están obligadas a emplear un número mínimo de trabajadores locales: 7% en la construcción, 50% en seguros y un 90% en el sector bancario, por ejemplo. Los que no cumplan las cuotas se arriesgan a una serie de sanciones, desde la prohibición de contratar trabajadores extranjeros a la congelación de sus transacciones bancarias. Por otra parte, el buen desempeño es recompensado con el apoyo financiero y administrativo que se diseñó para compensar el coste adicional de contratar a saudíes, que ganan el doble que sus compañeros extranjeros.

El supermercado lo ha hecho especialmente bien, los ciudadanos sauditas ahora representan un tercio de los empleados, lo cual supera el mínimo de un 24% que se les exige a los sectores minoristas, ‘somos la única empresa en nuestro sector que ha superado ampliamente la cuota’, dice el gerente, un hombre dinámico, con experiencia lanzando tiendas por todo el mundo, que no tardó en comprender el beneficio potencial de satisfacer las directrices ministeriales, donde vio una oportunidad para promover la imagen de una empresa socialmente responsable, comprometida con el desarrollo del país.

Pero incluso él, no pudo ‘ saudizar’ su fuerza de trabajo inmediatamente, en 2011, los primeros cajeros saudíes fueron contratados, la tasa de rotación del personal se elevó al 100% porque entrar al mundo laboral fue un un impacto tan fuerte para la mayoría de los saudíes que la mayoría se rindieron a los pocos meses ‘ una gran cantidad de jóvenes no sirven para atender’, explicó el gerente, ‘ Para muchos de ellos era impensable recibir órdenes  de un pakistaní o indio, algunos de ellos se negaron a atender a personas que pertenecían a una jerarquía social más baja que ellos.

Los saudíes se diferencian entre ellos por varias categorías, la más llamativa es la distinción entre personas de origen tribal o no tribal, comúnmente conocido como 220 o 110 voltios. Los que tienen raíces tribales pueden supuestamente trazar su árbol genealógico hasta los saudíes ‘ originales’.

El gerente, sin embargo, no se desanima, ‘ si se toma la molestia, pasar tiempo en un grupo de trabajo difícil, puede ser gratificante’, afirma.

La reputación de su empresa, y los salarios casi a la par con el sector público han ayudado a mejorar la lealtad del personal. En marzo de 2013, todas las cajas estaban ya atendidas por saudíes vistiendo túnicas blancas inmaculadas tradicionales. Pero la productividad sufrió, los nuevos trabajadores eran mucho más lentos que sus predecesores asiáticos.

Durante años, el rey Abdullah ha luchado con el clero wahabí, el segundo poder del reino, para que las mujeres se incorporen al mercado laboral. Durante años sólo se les permitía trabajar en oficinas, pero en 2012 sus posibilidades laborales se ampliaron también a las tiendas de ropa interior y cosméticos.

Aunque la Mutawa (policía religiosa) era muy estricta en las mezclas de hombres y mujeres en lugares públicos, pero no había problema en que las mujeres les compraran ropa interior a hombres, ‘ El rey tiene 90 años, es beduino, pero es mucho más abierto de mente que la mayoría de sus súbditos’, dijo un diplomático extranjero.

El gerente del supermercado vio la incorporación de las mujeres al mercado laboral como una gran oportunidad, y negoció con el gobierno un permiso para contratar a mujeres, como gesto hacia la Mutawa puso paneles detrás de los asientos de sus trabajadoras, supuestamente para mantenerlas fuera de la vista de los hombres, a pesar de que ya llevan velo de los pies a la cabeza, y solo a compradoras mujeres y parejas se les permite usar las cajas atendidas por mujeres, ‘ las mujeres son curiosas, perseverantes y más comprometidas que los hombres’ dijo el gerente, ‘ ellas ven el trabajo como un espacio de libertad, no como un obstáculo’ y a su vez al ser la competitividad de ellas mucho más alta, los hombres han comenzado a trabajar más duro.

En otro supermercado en Jeddah, la ciudad más liberal del reino, la mayoría de las cajas están atendidas por mujeres. Sin embargo, en la capital, todavía son una minoría. Una de las empleadas, Hind Abdelaziz, de 35 años, accedió a responder preguntas, y contó que a pesar de los comentarios negativos de algunos compradores, esta madre de 7 hijos disfruta de su trabajo, ‘ es como un soplo de aire fresco’, dice, ‘ mis compañeros de trabajo son como una segunda familia, y mi salario implica que podamos ayudar a nuestros hijos mayores que están estudiando medicina en Estados Unidos, yo me casé con 17 años, pero quiero que mis hijas tengan estudios antes de encontrar un marido’.

Al departamento de recursos humanos les gustaría ascender a las mujeres más eficientes, pero la Mutawa solo les permite que las mujeres operen en las cajas, y sus resoluciones no están abiertas a discusión. Cuando la policía religiosa ha pillado a trabajadores fumando durante las oraciones, ha arrestado al director de la oficina.

El Ministerio de trabajo ha dado cifras que muestran que la ‘saudización’ es real, y cada vez  hay más puestos ocupados por mujeres. La proporción de saudíes trabajando en el sector privado ha aumentado desde el 7% al 16% desde 2011, con un aumento de diez veces en el número de mujeres trabajadoras, desde 50.000 a más de 500.000, ‘ No sólo están cambiando el mercado de trabajo, se está transformando la sociedad en su conjunto, una revolución está en marcha’ dijo un empresario saudí.

El gerente del supermercado también está convencido de que estos cambios van a preceder a otros, y más mujeres se incorporarán al mercado laboral, también la prohibición de conducir está destinada a ser cuestionada, los maridos, hartos de llevarlas  a trabajar todos los días, terminaran dejando a sus esposas conducir.

Article rating:

datos de la votación

0 Respuesta(s) a “Arabia Saudita: Reformas aumentan la incorporación de saudíes, incluso mujeres, al mercado laboral”

Dejar una respuesta